Enormes habilidades podrá tener un predicador para desarrollar su mensaje, buen manejo del lenguaje, una homilética muy bien aplicada, lo cual es indispensable. Sin embargo, hoy quiero llevarte de una manera sencilla a este punto que es de vital importancia para que al momento que te pares en el lugar en que has de predicar la Palabra de Dios, sepas que el llamado para tí este dia es: “Predíca la Palabra Con La Guianza del Espíritu Santo”

Es que, debo dejar muy bien claro este punto. En cuanto a la predicación del evangelio, a diferencia de cualquier otro tipo de discurso, no solamente tienes que estar muy bien preparado en cuanto al tema que vas a desarrollar, utilizar todas las técnicas que se utilizan en cualquier otro discurso,, sino que además,,,

Debes saber que,

  • Aquí estamos tratando de aspectos espirituales que tienen que ver con el Alma.
  • No podemos agregarle o quitarle a la Palabra de Dios.
  • El Evangelio que predicamos es el evangelio completo del Nuevo Pacto o Nuevo Testamento.
  • Para ser predicadores de verdad, debemos tener un encuentro personal cada dia con Cristo.
  • Necesitamos Completamente la Guianza y el Fluir del Espíritu Santo, para que debido a ello, Su Palabra No regrese vacía sino que haga la obra en los corazones de cada persona que tenga la oportunidad de escucharte.

Mi Hermano Predicador, Que Enorme Privilegio tenemos de Predicar el Evangelio” Sabes, Los angeles anhelan hacer este trabajo!.

¿Alguna vez has escuchado el testimonio de alguien decirte: Gracias al Mensaje que usted Predicó Dios Tocó mi vida y ahora soy una persona diferente??  Si  aun no te lo han dicho todavía, no te preocupes. Pero hay una enorme satisfacción el saber que somos portadores del Mensaje que Cambia y Transforma las vidas.

El ser Guiados por el Espiritu Santo, es permitir que él hable a nuestro corazón, es tener una dependencia plena de él. Dice la biblia que nuestra competencia viene de Dios.  El Apóstol Pablo le dice a los hermanos Tesalonicenses: “Pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo, y en plena certidumbre,,,,,,,,” (1ra. Tes. 1:5ª).

Para ello, es indispensable una vida de oración, una comunión con Cristo, Y

En el momento de nuestra Predicación, Seamos Vasos que Dios ha de usar para llevar aliento a los corazones, para levantar al caído, para restaurar al debilitado, pero sobre todas las cosas, para que todo aquel que escuche el mensaje conozca al Señor Jesucristo.

Déjate Guiar por el Señor y verás como Dios será glorificado a través del mensaje que prediques, eso te lo aseguro!Que Dios te siga usando en este maravilloso ministerio. Por ningun motivo dejes de leer: “Enfócate en Predicar La Palabra”

Estaré agradecido por tus comentarios y personalmente los estaré leyendo.

Bendiciones!

Eliseo Diaz.

m4s0n501