Cuando se trata de la Predicación del evangelio, estamos hablando de entregar a nuestros oyentes un mensaje, que no solamente requiere conocimiento de la Palabra de Dios, sino que además tenemos la responsabilidad de saber Dominar el tiempo que tenemos para entregar ese mensaje.

Es de tanta importancia este punto debido a que, sea cual sea la cantidad de tiempo que vayas a utilizar, debes sacarle el máximo provecho, considerando que tus oyentes se darán cuenta cuándo en realidad sabes valorar ese tiempo que ellos también han dedicado para escucharte.

Decide por Anticipado Cuanto Tiempo vas a utilizar para tu Mensaje

Antes de que llegue ese momento de la predicación, debes estar ya seguro cuanto tiempo vas a utilizar para dar un mensaje. No tienes porque caer en el error de dejarlo todo para última hora, y peor aún, creer que tú harás lo que Dios te indique en ese momento. Te aseguro que si dedicas tiempo a la preparación de tu mensaje y ya sabes de antemano que vas a decir y cuanto tiempo te has de llevar, créemelo que te sentirás mas seguro, y veras como el Señor te va a usar en el momento de tu predicación.

Divide el Tiempo en Segmentos, de acuerdo a las partes de tu mensaje

Esta es una técnica muy sencilla pero importante en Como Predicar. Si tu mensaje contiene tres puntos importantes, Y, suponiendo que vas a predicar cuarenta (40) minutos, entonces  divide tu tiempo en cinco partes, es decir:

a. 5 minutos en el desarrollo de la introducción en tu mensaje.

b. Primer punto de tu mensaje 10 minutos.

c. Segundo punto 10 minutos.

d. Tercer punto 10 minutos.

e. 5 minutos para la conclusión de tu mensaje.

Sé Prudente, en cuanto a la respuesta que tu publico te está concediendo

Debes ser prudente en este punto, debido a que es mejor terminar cinco o diez minutos antes de lo planeado y no quedarte sin argumento para tu mensaje, y vas a echar a perder todo lo que has conseguido hasta aquí.

Te recomiendo una técnica que me gusta utilizar personalmente, y es que, si donde estoy predicando no tengo un reloj a la vista, entonces siempre cargo mi propio reloj, como también ya tengo anotado en mi bosquejo a un lado de cada punto la cantidad de minutos que he asignado para cada uno de ellos..  Tú puedes utilizar esta técnica  disimuladamente durante la predicación sin que el público lo note y les cause distracción.

Recuerda, el aprender a dominar el tiempo en la predicación, significa que tú tienes el absoluto control del mismo y a la vez aprendes a cada vez ser más efectivo en la predicación. Te recomiendo que leas: “Predica El Evangelio de Jesucristo”.

Que Dios te bendiga en tu ministerio de la Predicación del Evangelio.

Te animo a que me dejes tus comentarios y personalmente los estaré leyendo.

Gracias

Eliseo Diaz.

p5rn7vb